Los mejores casinos online para jugar al Poker Texas Hold'Em

Texas Hold'Em

Cuando comenzamos a jugar al poker, podemos sentirnos abrumados por la inmensa variedad de modalidades de juego con las que podemos encontrarnos. Sin embargo, pronto aprendemos que la variante a la que jugaremos en casi todas nuestras partidas es la conocida como Texas Hold 'Em, modalidad oficial de torneos como las Series Mundiales de Poker. De hecho, es la variante sin límite de apuesta, también conocida como no limit, la que se lleva la palma en gran parte de las mesas de todo el mundo.

Lo cierto es que, hasta principios de la década del 2000, la variante de poker más jugada en todos los casinos era el 7 Card Stud. Sin embargo, empresas como PokerStars, encargadas de grandes torneos internacionales, comenzaron a apostar seriamente por la variante Texas Hold 'Em No Limit a partir del interés de los canales de televisión en el póker. Esto se debe a la enorme sencillez que el Poker Texas Hold 'Em posee, y que ha permitido la absoluta universalización del juego sin perder ni un ápice de la emoción que lo caracteriza. El hecho de que no existan reglas que establecen límites a la apuesta, y que la formación de manos se produzca de forma tan fluida mediante la aparición de cartas según progresan las rondas, hacen que esta variante sea óptima para ser seguida en televisión o a través de Internet.

El póquer online también ha contribuido a esta expansión del juego. En general, resulta mucho más sencillo y rápido jugar al Texas Hold 'Em en Internet debido al simple rango de opciones que los jugadores deben aprender a dominar mediante las interfaces de los diferentes programas que nos permiten jugar en línea. Sin embargo, la característica que contribuye de forma más evidente a que el Texas Hold 'Em sea el rey de los juegos de poker es el hecho de que, en igualdad de condiciones, serán los jugadores más habilidosos los que se hagan con la victoria y no los que tengan un golpe de suerte en momentos determinados de la partida.

En cada ronda las combinaciones disponibles cambian y la información al servicio del jugador se va ampliando, por lo que una persona astuta es capaz de hacerse con el dominio de la mano si es capaz de leer la dirección que poco a poco va tomando el juego. Un jugador con un conocimiento amplio de las manos puede adivinar qué cartas puede tener su oponente y qué combinaciones resultan imposibles dado el desarrollo de la partida. De esta forma, seremos capaces de jugar nuestra mano maximizando nuestras ganancias, y sabremos cuándo retirarnos en el momento en que no merezca la pena jugar y arriesgar todo lo que hemos conseguido hasta el momento.